Fomento habilita una senda peatonal y carril bici con iluminación en Omoño (Ribamontán al Monte)

Con 750 metros de longitud trascurre paralela al margen sur del río Pontones y mejorará la seguridad de peatones y ciclistas

El consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media, ha inaugurado esta mañana la senda peatonal y carril bici en Omoño (Ribamontán al Monte), con una longitud de 750 metros. La obra, que ha supuesto una inversión de unos 168.000 euros, incluye el alumbrado, mobiliario urbano y señalización a lo largo del trayecto.

Media, que en la inauguración ha estado acompañado por el alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco, ha destacado de esta obra la mejora de la seguridad vial que introduce, ya que los vecinos tenían que circular por la carretera para recorrer el pueblo y ahora podrán hacerlo por la senda inaugurada que además ofrece un paseo junto al río mucho más agradable. El consejero también ha explicado que la obra se ha llevado a cabo con las directrices de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y con materiales que se integran en el paisaje.

Media ha recordado que esta senda fue la primera obra que firmó cuando llegó a la Consejería, y se ha dirigido a los vecinos de Ribamontán al Monte para asegurarles que su departamento continuará realizando obras en este municipio y que próximamente mantendrá una reunión con el alcalde para programarlas.

Por su parte el alcalde, Joaquín Arco, además de agradecer la actuación y la presencia del consejero en Omoño, ha incidido en que esta senda, requerida por los vecinos, soluciona uno de los problemas de comunicación de esta localidad que se despliega estirada sobre la carretera, provocando cierto peligro a la hora de transitar por ella que se ha solventado con este vial. Arco también ha valorado el carácter de atracción turística que se añade a una localidad ubicada muy cerca de la Cueva de la Garma, con un importante patrimonio de arte rupestre del paleolítico.

El trazado discurre paralelo al margen sur del río Pontones que linda con la CA-455. En el diseño del trazado se han tenido en cuenta las indicaciones de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, separándose de la ribera del cauce la distancia requerida. Tampoco ha sido necesario llevar a cabo grandes rellenos de material en las inmediaciones del río.

La longitud de la senda ejecutada es de 750 metros, con una anchura de 2 metros. El pavimento es continuo natural, colocado sobre zahorra artificial compactada, ofreciendo una integración medioambiental en el entorno. La actuación incluye el alumbrado mediante columnas de 5 metros de altura con luminarias LED y balizas dispuestas de manera alternada cada 20 metros. Se completa la actuación con la colocación de diverso mobiliario urbano a lo largo de la senda como bancos y papeleras, además de la señalización.

Un nuevo puente

La obra de la senda ha incluido el desmontaje del antiguo puente de mampostería situado en el camino vecinal que da acceso a la bolera y que fue derribado por una aguada. Este puente se ha sustituido por otro nuevo realizado con prelosas de hormigón armado que se han apoyado sobre zapatas situadas en ambas márgenes del río, con una luz aproximada de 6 metros con ancho de tablero de 3 metros.

En la inauguración, además del consejero y el alcalde, han estado presentes la directora general de Obras Públicas, María del Carmen López y la presidenta de la junta vecinal de Omoño, Susana Liaño, además de concejales y vecinos de la localidad.