El Parque de Cabárceno recibe una hembra de rinoceronte blanco

El ejemplar, procedente del Bioparc de Valencia, pertenece al programa de reproducción que impulsa el EPP (Programa Europeo de Protección de Especies en Peligro de Extinción)

Mayayi, una hembra de rinoceronte blanco procedente del Bioparc de Valencia ha llegado hoy al Parque de la Naturaleza de Cabárceno con fines reproductores. El EEP (Programa Europeo de Protección de Especies en Peligro de Extinción) de Rinoceronte Blanco ha elegido la instalación cántabra  como centro reproductor de esta especie.

Los responsables del programa europeo han seleccionado al parque cántabro dada la eficiencia y calidad del macho reproductor de Cabárceno (Sagan, un ejemplar de 28 años)  y debido al éxito del programa de reproducción de rinoceronte blanco de la instalación cántabra, donde ya han nacido dos ejemplares. El último de ellos en septiembre de 2013 es hijo de Sagan.

El rinoceronte blanco es una de las especies que tiene mayor dificultad de reproducción en cautividad y amenaza de peligro de extinción por lo que el hecho de que, en los últimos 17 años, dos ejemplares hayan visto la luz en Cabárceno convierte a la instalación en referente a nivel mundial.

Mayayi, una hembra de 11 años y unos 2.000 kilos de peso, llegó a primera hora de la mañana al parque y durante la jornada de hoy se la mantendrá en un box con el objeto de que pueda descansar del largo viaje desde Valencia.

El ejemplar convivirá con los otros cuatro rinocerontes blancos de Cabárceno (dos machos y dos hembras)  al menos un año, periodo en el que se espera sea cubierta por Sagan y se confirme que está gestante.

Conseguir que esta especie procree en cautividad es muy difícil, siendo muy escaso el número de nacimientos que se producen al año en Europa. De ahí que el nacimiento de la última cría en 2013 se considerara un gran éxito para Cabárceno, que tras la marcha de Mayayi acogerá nuevas hembras llegadas de distintos parques y zoológicos que viajarán a Cantabria dentro del programa de la EEP con el mismo fin de procrear.

La instalación cántabra destaca, además,  por contar con uno de los recintos más grandes de Europa para rinocerontes: tres hectáreas de pradera donde pueden correr, pacer y moverse con facilidad.

El mayor de la especie

El rinoceronte blanco (Ceratotherium simun) es la mayor de las cinco especies de rinocerontes que existen en la actualidad. Puede llegar a los 4,2 metros de longitud, 1,85 metros de altura y 2.500 kilos de peso.

Es una de las dos especies de rinocerontes que viven en África. La otra es el rinoceronte negro.

A pesar de su nombre, estos animales no son blancos, sino grises. Su nombre  responde a una curiosa equivocación semántica, ya que los primeros colonos holandeses que llegaron a Sudáfrica llamaban a este animal wijde (ancho, en español) en referencia a su labio recto y ancho. Con posterioridad, cuando llegaron los ingleses a esta zona, confundieron el término widje con white, vocablo inglés de pronunciación similar, que significa blanco.

La forma característica de la boca se debe a que este animal se alimenta de hierbas que pace, mientras que el rinoceronte negro lo hace de ramas de arbustos.  Gracias a esto las dos especies pueden coexistir en un mismo ecosistema.

Las hembras paren una sola cría cada cuatro o cinco años. Otra de las características más llamativas de esta especie es su enorme cuerno de queratina, que nace como una protuberancia en la nariz.

El comercio de cuernos de rinocerontes, empleados como curativo en la medicina china y también como ornamento, es, precisamente, la principal causa de la caza ilegal de esta especie y la principal amenaza para que se encuentre en serio peligro de extinción.