El final del Camino Lebaniego. De Cabañes a Santo Toribio

Llegamos ya a la tercera y última etapa del Camino Lebaniego. Solo nos restan 13,7 kilómetros con un desnivel de 339 metros para venerar el Lignum Crucis y llegar a nuestro destino, el Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Esta tercera etapa que va de Cabañes a Santo Toribio es sencilla y la más corta de las tres, lo que junto a la cercanía de nuestra meta y que la etapa dos requiere un esfuerzo extra, hace que sea la más asequible de todas. ¿Preparado para terminar el camino? Vamos a por ello.

En esta tercera etapa empezaremos en Cabañes, ya que la mayoría habréis pernoctado en el albergue de dicha localidad. Desde ahí, una vez hemos repuesto fuerzas, con un buen desayuno y el descanso adecuado, iniciamos nuestro camino en dirección al habario de Pendes. Este mágico lugar, ubicado entre las localidades de Pendes y Cabañes, en el municipio de Cillorigo de Liébana, es un área de gran importancia natural, desde el punto de vista tanto paisajístico como ecológico. Se trata de una explanada llena de castaños centenarios, razón por la cual, muchos lo conocen como la Castañera de Pendes. Si hay un lugar perfecto para disfrutar la naturaleza en familia, en la Comarca Lebaniega, sin duda es éste.

Una vez visitado el habario, descansado, respirado profundamente y realizadas las fotos de rigor, nos dirigimos al segundo plan del día que nos ofrece el camino en su tercera etapa. Este no es otro que una visita a una artesanal ya auténtica fábrica de quesos y posterior degustación de los mismos. Los que se queden prendados de este manjar podrán también comprarlos para llevarlos a su lugar de origen y degustarlos en cualquier momento del año. Y es que, en nuestro camino desde el habario de Pendes, casi al inicio de la caminata, encontraremos esta quesería tradicional, que estamos seguros os encantará a todos.

Una vez conocemos un poco más los quesos de la tierra y probamos para ver cual os gusta más, continuaremos camino descendiendo hasta la ermita de San Francisco y de ahí a la localidad de Tama. Una vez aquí merece la pena desviarse unos 1.500 metros para visitar el Centro de Interpretación de Picos de Europa. Dado que estamos rodeados de la inmensidad el Parque Nacional de Picos de Europa, que mejor que adentrarnos en este centro para conocer en profundidad la inmensidad y la importancia de este parque. No en vano, aquí encontraréis un edificio moderno pero construido a base de materiales nobles como la piedra y la madera, con diferentes salas expositivas que nos muestran un recorrido a través de las características del paisaje del Parque Nacional, su geomorfología, fauna y vegetación, sus redes fluviales y sus usos cotidianos a través de la relación entre el hombre y la naturaleza. Además, podréis ver la reproducción de un templo románico, las diferentes manifestaciones artísticas de la zona, una escenografía del Beato de Liébana, representaciones del interior de una vivienda, un cobertizo con la presentación de utensilios domésticos, una tienda virtual, y muchas más cosas que os acercarán a la evolución de la vida cotidiana en este singular paisaje lebaniego.

A la vuelta a nuestro camino lebaniego, nuestra ruta nos acercará a la iglesia de Tama, uno de los puntos patrimoniales que es interesante visitar, especialmente sus restos románicos. Además, en esa zona, encontraréis un par de bares por si necesitáis descansar o beber algo. De camino ya hacia Potes podemos evitar la carretera cogiendo el camino de Campañana, un paseo paralelo a la carretera que termina en el centro de esta villa, una de las más bonitas de España.

En Potes podremos decidir alojarnos en su albergue que está gestionado por el Centro de Estudios Lebaniegos, donde está la llave, y que se encuentra en la antigua iglesia gótica de San Vicente. El albergue está en un lugar privilegiado, desde el que se puede ver la impresionante Torre del Infantado, el edificio más simbólico de Potes, formando una preciosa estampa con los Picos de Europa de fondo. Esta casa torre del siglo 15 perteneció a Orejón de la Lama y después al marqués de Santillana y Duque del Infantado. Cumplía funciones militares y preside el casco antiguo de Potes, declarado Conjunto Histórico-Artístico. Este punto es un buen comienzo para la visita turística de Potes, que debe incluir sus famosos puentes, sus casas blasonadas o el empedrado romano en el casco antiguo. Pero si alguno es esencial de conocer en el camino es su extraordinaria gastronomía y en Potes encontraréis una variada oferta, que incluye su típico cocido lebaniego, sus carnes o el famoso canónigo, un postre que no te puedes perder.

Desde Potes partimos hacia el Monasterio de Santo Toribio, un recorrido de 4,2 kilómetros, la mayoría de los cuales son en subida. Una vez llegamos a la explanada del monasterio, que es de estilo gótico clásico y barroco, atravesaremos la conocida como Puerta del Perdón, que se abre para el paso de los peregrinos cada Año Santo Lebaniego. ¿Y, cuando ocurre esto, os preguntaréis? Pues cada año que el 16 de abril coincide en domingo, ya que ese día es la festividad de Santo Toribio, personaje histórico y conocido por traer el Lignum Crucis a Liébana, reliquia que es considera el resto más grande de la cruz de Cristo. Actualmente estamos celebrando el 74 Año Jubilar que concluirá el 16 de abril de 2024. Por ese motivo el Monasterio está abierto al público en amplio horario y celebra su misa del peregrino diaria a las 12 del mediodía. Para los que decidan no quedarse en Potes, debéis saber que, en Santo Toribio, hay un albergue para grupos de peregrinos.

Así hemos terminado nuestro camino lebaniego. ¿Te animas a hacer el camino este Año Jubilar Lebaniego? Esperamos tus comentarios y tu visita, a Cantabria Infinita.

Toda la información sobre el Año Jubilar Lebaniego y el Camino Lebaniego, la encontrarás en www.caminolebaniego.com y en nuestra web

Ven a vivir el Año Jubilar Lebaniego en Cantabria y cuéntanos tu experiencia en nuestras redes sociales en Facebook, Twitter e Instagram con el #ComparteCantabria.

Ven a disfrutar en Cantabria, + x descubrir